RAEE Andalucía

RAEE Andalucía tiene por objeto impulsar la reutilización y el reciclaje de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) en nuestra región. Está impulsado por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) y con el apoyo de los Sistemas Colectivos de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAP) que operan en la región y que son Ambilamp, Ecoasimelec, Ecofimática, Ecolec, Ecolum, Eco-Raee's, Ecotic y ERP.

El objetivo de RAEE Andalucía es concienciar sobre la importancia de la correcta gestión de RAEE para la sociedad. A través de la normativa vigente se busca reducir la eliminación de RAEE en vertederos, minorizar la peligrosidad de sus componentes e incrementar la recogida selectiva y respetuosa con el medio ambiente. Creemos firmemente en el potencial que la recuperación de RAEE tiene para Andalucía a nivel ambiental y económico.

Para ello RAEE Andalucía dispone de una estrategia de comunicación conjunta y coordinada por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, la FAMP y los SCRAP que se extiende a un intenso trabajo en redes sociales, relaciones con los medios de comunicación (hiperlocales, locales, regionales, generalistas y especializados), relaciones públicas y campañas de concienciación ciudadana con el objetivo de incrementar el volumen de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos recogidos año tras año. La colaboración de la ciudadanía es lo más importante en esta importante tarea, por ello ‘Actúa, recicla y conecta con la naturaleza’.

Convenio marco

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) y los Sistemas Colectivos de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAP) con presencia en Andalucía (Ambilamp, Ecoasimelec, Ecofimática, Ecolec, Ecolum, Eco-Raee's, Ecotic y ERP), firmaron el 12 enero de 2015 el Convenio Marco sobre Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE) para facilitar el cumplimiento de las exigencias establecidas en el Real Decreto 110/2015 sobre RAEE.

El objeto del Convenio Marco es regular la actividad de los SCRAP y determinar las responsabilidades de la Consejería y los entes locales, para garantizar el cumplimiento de las normativas legales que afectan a los RAEE en Andalucía. Este convenio establece una serie de compromisos para mejorar los objetivos legales de recogida selectiva, reutilización, reciclado y valorización y para promover el desarrollo de los SCRAP realizando las operaciones de traslado de forma que pueda lograrse la mejor descontaminación, reutilización y reciclado. Además, con su firma se persigue un doble objetivo, ambiental y económico. Por un lado, la mejora de estos servicios reducirá la contaminación que estos aparatos generan tras su vida útil. Además estos objetivos implican un aumento de la actividad económica del sector, que emplea en Andalucía a 23.000 personas y factura en torno a los 2.200 millones de euros.

Para garantizar el cumplimiento de estos objetivos existe una Comisión de Seguimiento formada por todos los organismos que integran el convenio y que promueve la creación de campañas de concienciación con el objetivo de mejorar la tasa de recogida de RAEE y alcanzar los objetivos mínimos que marca el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Qué es un RAEE

Los RAEE son residuos de los aparatos eléctricos y electrónicos procedentes tanto de hogares particulares como de usos profesionales. Estos residuos son un flujo cada vez más creciente. En el año 2017 se pusieron en el mercado a nivel estatal más de 667.000 toneladas de aparatos eléctricos y electrónicos (AEE) y desde el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente se marca un mínimo estatal de recogida de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) de casi 350.000 toneladas para 2018, lo que supone una recogida de 7,47 kg de RAEE por habitante y año. En el caso de Andalucía, el objetivo mínimo de recogida para 2018 se eleva hasta las casi 63.000 toneladas de RAEE.

Es muy importante para su correcta gestión saber identificar un residuo de aparato eléctrico y electrónico. Existen dos formas bastante sencillas de detectar si el usuario se encuentra ante un RAEE. Si para funcionar ha necesitado pilas, baterías o estar enchufado a la corriente eléctrica o a través de este símbolo que puede aparecer en el manual de instrucciones, la caja o el etiquetado:

Qué tipos de RAEE existen

El Real Decreto 110/2015 sobre RAEE agrupa, desde el pasado 15 de agosto de 2018, estos residuos en un total de 7 categorías: aparatos de intercambio de temperatura como frigoríficos, congeladores o bombas de calor; monitores, pantallas y aparatos con pantallas de superficie superior a los 100 cm2 como pantallas de ordenador, televisión o marcos digitales para fotos con tecnología LCD; lámparas; grandes aparatos (con una dimensión exterior superior a 50 cm) como lavadoras, secadoras o lavavajillas; pequeños aparatos (sin ninguna dimensión exterior superior a 50 cm) como aspiradoras, limpiamoquetas o máquinas de coser; aparatos de informática y telecomunicaciones pequeños (sin ninguna dimensión exterior superior a los 50cm) como teléfonos móviles, GPS o calculadoras de bolsillo; y paneles fotovoltaicos grandes (con una dimensión exterior superior a 50 cm).

Cabe señalar que existen nuevos productos declarados como RAEE, es el caso de los cartuchos de tinta y tóner (que contienen partes eléctricas y que necesitan corriente eléctrica) así como pequeños materiales eléctricos, tales como enchufes; o los dispositivos de mando y protección eléctrica, como los relés.

Compartir: